herramientas para trabajos en altura

herramientas para trabajos en altura

Sin duda, nuestro trabajo se basa en la utilización de sistema anticaídas, es decir, entre ellas las herramientas para los trabajos en altura son los puntos de anclaje para poder realizar las tareas en altura requeridas por nuestros clientes. Un sistema que va de la mano de la Normativa de las líneas de vida UNE-EN 795/A1/A2/ B. Por ello, en este artículo nos centraremos en estos dispositivos y en su normativa 795/2012.

Los puntos de anclaje son dispositivos que, como su nombre indica, sirven de anclaje para poder ofrecer seguridad a trabajos en altura que se realicen.

Existen tres clases de puntos de anclaje, los fijos, los transportables y los de peso muerto. Se pueden instalar en superficies verticales, horizontales o inclinadas, áreas de diferentes materiales, como por ejemplo, hormigón, vigas de madera, metálicas…

Estos puntos sirven, por un lado, para poder conectar los EPIS anticaídas, o bien, para instalar otros dispositivos o sistemas de seguridad, como por ejemplo otras líneas de vida horizontales, verticales o fijas. Así pues, en Accés Vertical contamos con una amplia gama de puntos de anclaje para poder realizar correctamente y de manera segura las tareas en altura requeridas por nuestros clientes. 

Normativa en las herramientas para trabajos en altura

Prevención de riesgos laborables

En la Normativa EN 795, en este tipo de producto se contemplan tanto como sistemas anticaída provisionales como los permanentes. Para saber cuándo se utilizan ambos, es importante saber qué medida y cómo se va a transitar por la zona de acceso con peligro de caída a distinto nivel. Otro aspecto a tener en cuenta es el número de operarios que deberán pasar por el área. Según estos factores, sabremos si necesitamos sistemas de anclaje permanentes en la zona, o bien, deben retirarse una vez acabado el trabajo. 

Por otro lado, todos los puntos de anclaje tienen que estar diseñados para que no puedan desconectarse de forma involuntaria, una vez estén enlazados con el EPI que use el operario. Una norma que se encuentra dentro de la protección y seguridad del trabajador recogida en la Ley de Prevención de Riesgos Laborables. 

En el 2012 se publicó una nueva versión sobre dicha normativa, presentada por Francia y en la que la Comisión Europea determinó que solamente los anclajes tipo B y E son dispositivos móviles no concebidos para estar permanentemente fijados a la estructura. Por ende, se han clasificado con EPIs cubiertos por la Directiva 89/686/CEE. Otros aspectos modificados han sido, por ejemplo, que estas herramientas deben ser testadas para anticaídas; y que los requisitos de resistencia estática pasan de 10 kN a 12 kN para anclajes metálicos y de 10 a 18 kN para textiles. 

Además, la nueva norma no tiene carácter retroactivo, por lo que los sistemas certificados según la EN 795:1996 siguen siendo válidos.  

Tras conocer la normativa sobre puntos de anclaje y conocer más sobre estos dispositivos, si deseas contratar un equipo de profesionales que realice trabajos en altura, ¡somos tu empresa!  Estaremos encantados de ayudarte en todo lo que esté en nuestras manos.